Sistema ABS

Los frenos son parte importante del vehículo, es una de las piezas que resguardan la seguridad del conductor y sus acompañantes. Los frenos ABS son un sistema antibloqueo que se encarga de evitar que las ruedas se detengan ante una frenada brusca y no vayan a causar un daño mayor, como por ejemplo un volcamiento. Su fiabilidad es tan alta que a veces duran hasta el final de su vida útil sin haber sido cambiados.

En el caso de que ellos se averíen, el coche da la señal indicando con un testigo en el tablero o salpicadero. El problemas más grande de averiarse los ABS es cuando el vehículo tiene repartidor de frenada electrónico, dado que este queda fuera de servicio cuando se presentan problemas con el sistema de freno. Ello hace que se bloqueen las ruedas traseras incluso cuando se frena normalmente, en ese caso es aconsejable usar el automóvil lo menos posible.

Principales causas de averías

Si quiere revisar el coche antes de ir al taller para llevar una idea de lo que será el diagnóstico, estos son algunos de los elementos que se deben tener en consideración:

Interruptor dañado: se nota cuando al frenar suavemente o manteniendo el pedal pisado (cómo por ejemplo en un pase ferroviario o un semáforo) fallan los ABS. Puede deberse a que el interruptor ubicado sobre el pedal de freno esté averiado.

Circuito de frenos con aire: al haber aire en el circuito, por error, las burbujas pueden hacer que el funcionamiento del sistema de un mensaje incorrecto. El ABS se desconecta al interpretarlo como una falla.

Pistones de las pinzas de freno agarrotadas: sucede cuando la suciedad o el óxido hacen de las suyas, afectando a los pistones o moviéndose con cierta dificultad. Puede que el ABS lo detecte como una avería, también ocurre si no se cambia el líquido de frenos y el coche tiene muchos años.

Fugas en los sellos de los pistones: las fugas en este sistema son posibles interpretarlas cómo averías. Un ejemplo es la baja de la presión en el sistema mientras se encuentra pisado el pedal.

Anillos de las ruedas: es posible que el óxido o la grasa hagan fallar a los anillos, es algo bastante extraño pero es importante exponerla, puesto que casi nunca es tenida en cuenta.

Cuando suceden averías que pueden derivar en otras, es recomendable usar piezas de recambios, se ahorra tiempo y dinero obteniendo calidad. Visite www.piezasdesegundamano.es un sitio muy completo en donde puede buscar seleccionando por la localidad que le convenga o por la pieza que necesita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *