Edredones para primavera, las claves para poder usarlos

Los edredones de cama no tienen por qué retirarse con la llegada de la primavera. Pueden seguir utilizándose si se desea y evitar así que, por ejemplo, quede afectada la imagen de la habitación si se cuenta con un coordinado de cortinas y edredón.

Vamos a descubrir las claves para utilizarlos sin morirnos de calor para mantener intacta la imagen de nuestro dormitorio.

Colchas edredón

En el caso de las colchas edredón las soluciones más sencillas son, con frecuencia, las más acertadas. Por la noche, retira la colcha a los pies de la cama y quédate tan solo con las sábanas y una colcha fina de verano, en caso de que la necesites, que puede ir justo debajo del edredón.

¿Por qué complicarse más la vida si se puede hacer así? Incluso para cuando haga ya demasiado calor para el edredón pero todavía haga frío para la colcha de verano, puedes optar por una manta fina para poner entre la sábana y la colcha y tener así el calor que necesitas sin problema.

Así, te ahorrarás también el guardar el edredón, ya que este va a ocupar mucho espacio en el armario y, además, puede acabar cogiendo marcas de estar doblado durante varios meses.

Fundas con relleno nórdico

En el caso de los rellenos nórdicos los fabricantes han pensado en todo y ofrecen rellenos muy diferentes para poder utilizar según la época del año. Un buen ejemplo son los rellenos cuatro estaciones los cuales, como su nombre indica, están pensados para poder utilizarse durante todo el año.

Están compuestos por un relleno fino o relleno de verano que, aunque no suele utilizares en las semanas de más calor del año sí que se utiliza en la primavera y durante el principio del otoño, cuando comienza a refrescar ligeramente.

Hay también otro relleno grueso y muy cálido que es ideal para finales de otoño, cuando ya hace frío. En el invierno, cuando las temperaturas bajan mucho, el edredón grueso y el fino se unen para formar un edredón extra cálido ideal para cuando el mercurio se desploma.

Con este edredón es muy fácil personalizar el grado de calor que se quiere en la cama, aunque también se pueden comprar diferentes rellenos, uno cálido y otro de verano, para usar de manera individual. En cualquier caso, no tendrás que cambiar la funda si no quieres, lo que hace que tu habitación siga perfectamente coordinada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *