Las reformas, cada vez más demandadas

Durante la crisis las empresas constructoras Alicante descubrieron el filón de las reformas. Con la inestabilidad de los mercados muchas personas se plantearon esperar para cambiar de casa y, en lugar de lanzarse a la compra de una vivienda nueva, reformar la que ya tenían mientras no se calmaban las aguas.

Pero tras la crisis los precios de las viviendas de nueva construcción se resisten a bajar y, alentados por los resultados que han visto, muchos propietarios han continuado apostando por la reforma como modo de mejorar su hogar o como la alternativa para poder comprar su primera vivienda.

  • Reformar una vivienda propia

Muchos propietarios se han planteado darle una segunda oportunidad a su casa gracias a una obra cada vez más frecuente en las comunidades de propietarios, aunque no exenta de polémicas y de batallas: la instalación del ascensor. En edificios antiguos en los que es posible colocar un ascensor muchos propietarios ven como sus viviendas se revalorizan, pero también como pueden seguir disfrutándolas ahora que cuentan con esta comodidad.

Por eso, en lugar de una mudanza, la posibilidad de una reforma cobra fuerza. Invertir en una vivienda con ascensor merece la pena ya que se podrá disfrutar independientemente de la edad e incluso si surgen problemas de movilidad. Se evita así el cambiar de barrio y de ambiente además de ahorrarse mucho dinero.

Este tipo de reformas suelen ser integrales ya que se trata de apartamentos que tienen ya muchos años y que en muchos casos no han sido reformados nunca ya que no valía la pena debido a la pérdida de valor que tenían al ser plantas altas sin ascensor.

  • Reformar una vivienda recién comprada

Muchos jóvenes quieren tener una vivienda en propiedad porque saben que una hipoteca les puede salir incluso más barata que un alquiler si escogen bien. Por eso, en lugar de ir al mercado nuevo en el cual los precios son muy altos, se inclinan por las viviendas de segunda mano, especialmente las que necesitan de reformas.

Las ventajas de comprar una vivienda para reformar es que se le pueden dar los acabados y distribución que se desee, dentro de las características de cada apartamento o casa, consiguiéndose una casa con un aspecto totalmente nuevo por mucho menos dinero que si se compra nueva. Además, comprando una casa para reformar, se puede optar a vivir en barrios en los que de otra manera sería complicado por el alto precio de sus viviendas listas para habitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *